Inflación en noviembre bajó a 3,2%

El IPC se desaceleró del 5,4% de octubre al 3,2%, acumulando el 43,9% en lo que va del año y un 48,5% en los últimos doce meses. Jugaron a favor la mayor estabilidad cambiaria y la recesión.

La inflación alcanzó en noviembre un 3,2% y anotó una fuerte desaceleración con respecto del 5,4% de octubre, informó ayer el INDEC, al difundir el Índice de Precios al Consumidor (IPC). De todas formas, el número se ubicó por encima de las proyecciones oficiales y privadas, que preveían una cifra por debajo del 3% (se esperaba un valor entre 2,5% y 2,9%). Con este resultado, el nivel general de precios anotó en lo que va del año un incremento del 43,9% y en los últimos doce meses se aceleró del 45,9% al 48,5%, luego del arrastre estadístico que dejó la suba de precios de octubre.
En tanto, la inflación núcleo alcanzó el 3,3%, con un incremento del 43,8% en lo que va de 2018 y del 46,2% en la variación interanual, cerrando 2,3 puntos por debajo del IPC general. El componente que tuvo fuertes subas entre enero y diciembre fue el de precios regulados, que creció 49,6%, principalmente por el impacto de la crisis cambiaria, lo que obligó a generar un reacomodamiento en los precios relativos. No obstante, en noviembre, la suba fue del 2,8%.

Federico Furiase, director de la consultora Eco Go, sostuvo que lo positivo fue que “se registró una fuerte desaceleración contra el promedio del 6% de septiembre y octubre, sumado a que el efecto de la recesión evitó que las empresas pudieran trasladar el aumento de costos a precios”. Además, “tampoco hubo aumentos tarifarios muy marcados”, agregó. El economista estimó que “para diciembre se espera una cifra más cercana al 2% que, en caso de cumplirse, dejaría una inflación interanual por debajo de la de noviembre (entre 47% y 47,5%), lo que sería un shock positivo para las expectativas”. Y consideró que en 2018, “los salarios reales caerían un 12%, con aumentos nominales del 30%, contra una inflación del 47%”.

Durante el mes, el rubro que más subió fue el de Salud (+5,7%), seguido por Bebidas alcohólicas y tabaco (+4,6%), Otros bienes y servicios (+4,4%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (+3,6%) y Alimentos y bebidas no alcohólicas (+3,4%), uno de los componentes de mayor ponderación del IPC. Por debajo del nivel general de precios terminaron Comunicación (+3%), Recreación y cultura (+2,8%), Transporte (+2,7%), Restaurantes y hoteles (+2,6%), Prendas de vestir y calzado (+2,3%), Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (+2,1%) y Educación (+1,2%). La consultora ACM destacó que “el fuerte aumento de alimentos y tarifas (principalmente transporte, gas y electricidad) en lo que va del año tuvo efectos sobre los indicadores socioeconómicos ya que forman parte de la canasta básica de consumo”.

ACM indicó que “aún en condiciones monetarias bastante restrictivas como las actuales, durante los meses siguientes esperamos que la inflación oscile entre 2,5% y 3% debido a la fuerte inercia inflacionaria en alimentos y algunos aumentos puntuales en servicios públicos, como el agua (+17% en enero) y subterráneos ($1 por mes hasta febrero)”. Manifestó que “si bien los próximos meses mostrarían una desaceleración de la inflación, derivada de la relativa estabilidad del tipo de cambio, se encuentran lejos de estabilizar la inflación en un nivel similar al 23% que se aprobó en la Ley de Presupuesto 2019”. Y proyectó que la inflación del año que viene “mostraría una desaceleración en torno del 28%, con un costo en términos de actividad que puede llegar al 2% según nuestras proyecciones”.

ÁMBITO

Por Caetano Mohorade