Lucha contra el dengue: resaltan el funcionamiento de las ovitrampas

Con el objetivo de controlar la proliferación del mosquito Aedes aegypti, el gobierno de Posadas cuenta con 350 sensores de oviposición (ovitrampas) colocados tanto en el interior como en el exterior de 175 hogares distribuidos en los 10 Centros de Integración Territoriales (CIT) de la ciudad.

La presencia de estos sensores compuestos por un vaso plástico pintado de negro con agua y papel kraft permite establecer cuál es el estado aédico según la zona. Cada dispositivo simula ser un criadero y en el caso de detectarse larvas en los mismos, se despliegan operativos de descacharrado, control focal y sensibilización para contrarrestar el avance del insecto.

Desde el Instituto Municipal de Vigilancia y Control de Vectores afirman que la incorporación de esta metodología posibilita tener semanalmente información rápida y sistematizada sobre el comportamiento del mosquito durante todo el año, además de colaborar con la concientización para que los vecinos comprendan la importancia de desechar los recipientes expuestos a la lluvia.

En ese marco, está previsto para los próximos días la instalación de nuevas ovitrampas en los barrios El Porvenir, Santa Clara e Itaembé Guazú.

Paralelamente, el municipio continúa con los operativos de descacharrización para evitar la acumulación de agua en elementos voluminosos, tales como electrodomésticos en desuso, neumáticos, tachos, chapas y muebles, entre otros. Esta semana los trabajos se concentran en distintas chacras del CIT 32-33.