Una hora de gym, no estaría siendo suficiente para no ser sedentario

El sedentarismo es una mala compañía, ya todos lo sabemos. Iniciar una actividad física, en quien no tiene el hábito, es el principio del cambio. Pero, ¿alcanza ir al gimnasio dos o tres veces por semana, si el resto del día transcurre entre autos, taxis, ascensores y computadoras?

«Hacer actividad física y después llevar una vida sedentaria no suma. Es el conjunto de las acciones diarias lo que mejora la condición física: sentirse mejor, bajar de peso o verse mejor», afirma Leonardo Concetti, entrenador nacional de atletismo, preparador físico y profesor de musculación de alto rendimiento.

Las acciones diarias positivas, a las que se refiere el profesional, están vinculadas «con la actividad que hagamos, con la alimentación y con el descanso que podamos darle al día a día. No alcanza hacer una hora de gimnasia si el resto del día como mal, descanso poco y no hago nada. Sigo siendo una persona sedentaria que hace una actividad de vez en cuando», añade.

Hay que recordar que el sedentarismo tiene sus consecuencias en el organismo. «Es uno de los factores de riesgo modificables para un gran número de patologías. Por ejemplo, hipertensión, enfermedades coronarias, diabetes, ansiedad y obesidad», explica Juan Nusfamer, médico especialista en traumatología y medicina del deporte, médico del plantel superior de rugby del Club Atlético San Isidro (CASI).

La importancia de moverse

En el modo de vida moderno que cada vez invita más al sedentarismo, es importante proponerse realizar alguna actividad que pueda mantenerse en el tiempo. «Entrenarse o moverse tres veces por semana ya es mucho. Claramente la dosificación de ejercicios es individual, teniendo en cuenta la edad, el condicionamiento físico, la ocupación y el índice de masa corporal. Dicha actividad debe cumplir una progresión», explica el doctor Nusfamer.

Concetti enfatiza en la importancia de la regularidad y la constancia en mantener durante todo el año una determinada actividad física. Para que sea efectiva hay que «intentar hacerla de forma regular. No alcanza practicarla tres veces durante una semana, la semana siguiente no hacer nada, y la otra, dos días. Hay que tratar de darle regularidad», advierte el entrenador.

A esto hay que sumar hábitos positivos. Entre ellos, son fundamentales los alimenticios y el buen descanso. «Está bien darse un gusto cada tanto, pero hay que comer bien. Y el descanso es fundamental, ya que es la base para que todo el resto funcione bien. Son importantes las horas de sueño: no menos de seis, aunque lo ideal son ocho», agrega.

¿Tips? «El que viaja en colectivo, que se baje una parada antes y camine la última; usar escalera en vez de ascensor; reemplazar el taxi o el auto por la bicicleta o caminar si la distancia lo permite», indica el profesor. Las aplicaciones que miden distancias y cantidad de pasos son una herramienta que ayuda a moverse a conciencia. «Está comprobado que una media de 10.000 pasos al día es una buena actividad. Eso cuenta. Son pequeños cambios que suman bastante», aconseja.

¿Y los que no tienen tiempo? «Les recomiendo que le saquen todo el jugo a la hora o cuarenta minutos de gimnasio. Durante ese rato de actividad, olvidarse del celular y de todo. Y traten de caminar», recalca Concetti.

En síntesis, «el camino es mejorar nuestro estilo de vida, buscando hábitos saludables, como calidad y cantidad de horas de sueño, calidad y cantidad de alimentos. Las frutas y verduras deben estar presentes junto con la carne. Es también importante la hidratación por medio de agua. Evitar los azúcares y comenzar a tener un espacio de relajación o meditación, con el fin de enfriar el cerebro de las situaciones estresantes cotidianas», puntualiza Nusfamer.Por: 

Malú Pandolfo

(lanacion.com.ar)